RESERVE SU MESA

Este año 2022 comenzamos un ciclo alrededor de luz. Solo cuando el túnel está en la más absoluta oscuridad, es cuando se puede volver a ver la luz verdadera. La luz, un elemento vital para esa “magia” que se origina en la gastronomía.

L’encesa era un arte de pesca milenario que se hacía en los acantilados de nuestra Marina Alta. Consistía en encender un punto de luz proyectado sobre el mar con el fin de atraer pesca de alto valor en el mercado. Unos valientes hombres de campo, no dedicados profesionalmente a la pesca, se jugaban la vida cada noche de invierno, para intentar conseguir una vida mejor.

Este año en BonAmb queremos rendir homenaje a esos “encesers”, con experiencias gastronómicas que hacen precisamente el mismo recorrido que hacían ellos: de los campos y huertos de la Marina Alta, a nuestro querido mar Mediterráneo.

CABÀS

105€

Aperitivos
8 pases
Momento dulce

Todos nuestros menús pueden acompañarse con opción de armonía de vinos. Consulte a nuestro equipo de sala.

RESERVE SU MESA

CANYÍS

145€

Aperitivos
10 pases
Momento dulce

Todos nuestros menús pueden acompañarse con opción de armonía de vinos. Consulte a nuestro equipo de sala.

RESERVE SU MESA

HAM

175€

Aperitivos
12 pases
Momento dulce

Todos nuestros menús pueden acompañarse con opción de armonía de vinos. Consulte a nuestro equipo de sala.

RESERVE SU MESA

CABÀS

105€

Aperitivos
8 pases
Momento dulce

Todos nuestros menús pueden acompañarse con opción de armonía de vinos. Consulte a nuestro equipo de sala.

RESERVE SU MESA

CANYÍS

145€

Aperitivos
10 pases
Momento dulce

Todos nuestros menús pueden acompañarse con opción de armonía de vinos. Consulte a nuestro equipo de sala.

RESERVE SU MESA

HAM

175€

Aperitivos
12 pases
Momento dulce

Todos nuestros menús pueden acompañarse con opción de armonía de vinos. Consulte a nuestro equipo de sala.

RESERVE SU MESA

Textos: Empar Ferrer
Fotografías: Fundación CIRNE

En este primer capítulo alrededor de la luz, nos asomamos sin vértigo a un universo fascinante, el de “les pesqueres de cingle”, la pesca “a l’encesa” y los acantilados de la Marina Alta.

Nos inspira el coraje de los labradores que se aventuraban cada noche hacia un mundo desconocido, inhóspito, a esos precipicios en los que arraigan el fenoll marí, la lavanda, el romero, el tomillo y florece la silene.

Y nos inspira ese mar de salitre, yodo y vida. Los peces, seducidos por la luz del carburo caen en el «rall», un relámpago hechizante.